El Ayuntamiento y la Sociedad Micológica de Ayerbe han organizado para  sábado día 15 la I Jornada de Truficultura, que contará con la presencia de dos investigadores del CITA (Centro de Investigación y Tecnología Alimentaria de Aragón), organismo que colabora en la celebración de esta actividad, al igual que la Diputación Provincial de Huesca.

Esta primera jornada, que se celebrará maña a partir de las 11.00 en la sala de exposiciones del Ayuntamiento, está dirigida tanto a estos productores como al público interesado en este hongo tan apreciado en la gastronomía, y para ello se han programado dos charlas a cargo de expertos.

La primera de ellas correrá a cargo del investigador del CITA Pedro Marco Montori, que hablará sobre “Especies y variedades de trufa”, en la que dará a todos los interesados nociones sobre calidades, propiedades y aromas de las distintas especies que se pueden encontrar en el mercado: negra, de verano, china y de otoño.

Este experto explica que “por fuera son exactamente iguales, pero al abrirlas la de verano es completamente diferente y entre las otras tres la diferenciación es compleja”. En lo que sí se distinguen claramente estas cuatro especies es en su aroma y su precio.

A este respecto, Marco señala que la negra, que es la que se cultiva en Aragón, que los productores llegaron a obtener el año pasado 1.400 euros por kilo, mientras que las otras tres no superan los 100 euros. La china, de importación, se usa habitualmente en la elaboración de productos trufados, debido a su bajo coste, “pero no siempre se especifica que se trata de esta especie y no de trufa negra”, advierte el investigador, que también dará este sábado a todos los interesados consejos sobre la conservación, el consumo y el aprovechamiento en la cocina del preciado hongo.

 

RUTA

Y a partir de las 12.30, Victoriano Pérez Fortea, también investigador del CITA, se centrará en la “Identificación de agentes nocivos en la truficultura”, entre los que destaca la plaga del escarabajo Leiodes, que “está afectando mucho a la producción en Aragón y en esta época, en plena recolección, puede llegar a menguar la cosecha más de un 50%”, explican desde el CITA.

La plaga es especialmente agresiva en zonas como la de Sarrión (Teruel), donde hay muchas fincas contiguas dedicadas a este cultivo, lo que facilita la expansión de la plaga. Esta situación todavía no se da en la Galliguera, lo que reduce las afecciones. “Hace que las trufas se deterioren más rápidamente y se deprecien, y obliga a los productores a seleccionar mucho los ejemplares de un producto que tiene un alto valor añadido”, señalan las mismas fuentes.

Pero no solo la concentración de cultivos dedicados a este hongo facilita la propagación del escarabajo, también lo hacen otros factores como el calentamiento global.

Pérez Fortea presentará en la charla que ofrecerá en Ayerbe los resultados de un estudio de la también investigadora del CITA María Marín, en el que aborda los efectos de la plaga y los métodos que se están demostrando más eficaces para atajarla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies